La crisis financiera y nosotros

En nuestra Venezuela de hoy, todavía los aires de crisis mundial se respiran sólo en nuestros televisores. El bajo impacto a corto plazo se debe al escudo de protección que nos da tener una economía simple, con perfiles de contacto con el mundo exterior poco sofisticados, es decir, exportamos básicamente petróleo, importamos productos terminados o casi, tenemos un mercado financiero limitado y además, las empresas más grandes están en manos del Estado.

La Tercera Ola está llegando

Sobre finales del 2008 habíamos planteado que a la crisis mundial podíamos observarla en tres olas, la primera eminentemente financiera que arrastró a los mercados relevantes de todo el mundo; la segunda, eminentemente operativa, que arranca con la recesión inducida por la primera y aun no ha terminado, y la tercera ola, que ya ha comenzado a impactar principalmente a las economías de los países emergentes, mono productoras, proveedoras de materias primas y mano de obra de bajo costo, las cuales deberán apelar a sus reservas de todo tipo para compensar la caída en los niveles de actividad:

Una crisis por olas

Con la información con la que contamos sobre el desenvolvimiento de la crisis mundial, e intentando discretizar un proceso continúo en forma simplificada, se pueden apreciar al menos tres olas sucesivas:Con la información con la que contamos sobre el desenvolvimiento de la crisis mundial, e intentando discretizar un proceso continúo en forma simplificada, se pueden apreciar al menos tres olas sucesivas:

Recesión y cooperativismo

Benjamin Tripier (*)

La solidaridad social ya es parte de nuestra nueva idiosincrasia, y no tengo dudas de que se reflejará como una salida hacia el desarrollo. Socioeconómicamente hablando, las clases socieconómicas(A,B,C, D y E) deberán caminar juntas hacia el desarrollo casi simultáneamente- si una de ellas se rezaga será como un lastre, que nos volverá a hundir.